Viernes, 25 de Abril de 2014
inicio
Buscar: 
 en este web   en internet   

Eventos Enlaces Contáctanos Sugerencias Favoritos
Incontinencia urinaria/¿Que es la incontinencia?/Incontinencia según edades y sexo/Niños
  08/07/2004
  Preparar para imprimir Enviar por correo

La incontinencia urinaria en la infancia

Introducción

En los lactantes la vejiga se vacía automaticamente cuando se ha llenado hasta un punto.

Al ir madurando el cerebro, este empieza a recibir información sobre lo llena que está la vejiga, y a poder controlar su vaciamiento, lo que se produce de manera gradual y a una edad variable.

La incontinencia urinaria o enuresis es común en niños, reduciendo su frecuencia a partir de los cinco años de edad, edad a la que son incontinentes uno de cada diez niños, aproximadamente.

A los diez años presentan enuresis uno de cada veinte niños, y hasta uno de cada cien jóvenes de 18 años presenta episodios de incontinencia. Es el doble de frecuente en niños que en niñas.

Tipos

Cuando un niño no ha dejado de mojarse durante al menos medio año hablamos de una enuresis primaria.

Cuando aparece tras un periodo de, al menos medio año sin mojarse, se denomina enuresis secundaria.

Cuando aparece sólo por la noche la llamamos enuresis nocturna, que es más frecuente en niños, mientras que si aparece mientras el niño está despierto estaremos ante una enuresis diurna, más frecuente en las niñas.

Causas

Incontinencia nocturna

 A partir de los 5 años la enuresis nocturna o mojar la cama es más frecuente y dura hasta una edad más avanzada en varones.

 Los expertos desconocen las causas, y los niños suelen ser físicamente y emocionalmente iguales al resto. Probablemente la mayoría sean debidas a un conjunto de factores, como un desarrollo físico interno más lento, sobreproducción de orina durante la noche, falta de conciencia del llenado de la vejiga durante el sueño y, en algunos casos, ansiedad. También se ha visto que hay factores genéticos involucrados, ya que si ambos padres mojaron la cama la probabilidad de que los hijos lo hagan es del 80%, mucho mayor que en la población en general.

 En un número reducido de casos la causa es algún problema en el sistema urinario del niño o en su sistema nervioso, como en los niños con espina bífida.

Incontinencia diurna

La incontinencia urinaria durante el día, cuando no hay infecciones de orina o problemas anatómicos que la justifiquen, es mucho más rara que la nocturna.

 La causa más frecuente, quitando las antes mencionadas, es la costumbre de ir poco a orinar, reteniendo la orina.

Tratamiento

Crecimiento

En la mayoría de los casos la mayoría desaparecen solas (aproximadamente un 15% cada año tras los cinco). Los factores que influyen en ello son :

  • La capacidad dela vejiga aumenta.
  • La vejiga comunica al cerebro mejor cuando está llena.
  • El niño aprende a responder a las señales orinando.
  • Las vejigas hiperactivas se normalizan.
  • La porducción de la hormona antidiurética se normaliza.
  • Los periodos de estrés pasan.

Medicamentos

La enuresis nocturna puede tratarse mediante la inhalación por la nariz de un análogo sintético de la hormona antidiurética; la desmopresina. En otros casos se emplea un antidepresivo, la imipramina, que reduce la frecuencia de enuresis (mediante mecanismos no relacionados con su acción antidepresiva y a dosis mucho menores).

Estos medicamentos pueden conseguir reducir la frecuencia e intensidad de las micciones, pero sólo consiguen evitarlas en un 20 % de los casos.

En algunos casos, cuando la enuresis se debe a una vejiga muy activa, el médico puede recetar otro tipo de medicamentos, los anticolinérgicos, para reducir sus contracciones.

Entrenamiento de la vejiga

Estas técnicas consisten en ejercicios para aumentar la capacidad de la vejiga y la coordinación de los músculos involucrados.

Enseñan al niño a preveer la necesidad de orinar y a contenerse hasta que sea posible.

Para la incontinencia nocturna se han empleado, aunque con éxito poco demostrado:

  • Valoración de la capacidad urinaria.
  • Ejercicios para distender la vejiga (retrasar la micción durante el día).
  • Restringir los líquidos a partir de ciertas horas.
  • Desarrollar procedimientos para despertarse por la noche a horarios preestablecidos.

Para la incontinencia durante el día, se han sugerido:

  • Orinar sigueindo unos horarios, aunque en ese momento el niño no note la necesidad.
  • Evitar la cafeína de los refrescos y el edulcorante artificial aspartamo.
  • Enseñar a orinar con tranquilidad, relajando la musculatura y de forma completa.

Alarmas de Humedad

Consisten en unos sistemas muy variebles, de los que un ejemplo muy difundido es el de dos rejillas separadas por la sábana o el pijama, que al mojarse hacen contacto eléctrico, disparando una alarma (la intensidad de la corriente es mínima, no provocando ningún efecto desagradable sobre el niño). Para que estos dispositivos sean eficaces, el niño debe despertarse cada vez que suena la alarma, lo antes posible, para que pueda relacionar la sensación de plenitud durante el sueño con la micción y se despierte solo.

El mayor inconveniente es que precisa habitualmente de alguien que duerma a su lado, para que se despierte con la alarma y a su vez despierte al niño.

 






Estadísticas
Visitas39089
Recomendada2
Impresa465
Confidencialidad Condiciones de uso
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v4.2 ©
[ ]